miércoles, 18 de mayo de 2016

Fan Fiction, One Shoot // Will be Ok - Princess of Darkness

Will be Ok
Resumen
Suga recibe un ultimatúm, es ahorillado a tomar una desición respecto a sus sentimientos antes del debut de la banda.
El cielo estaba nublado, o al menos así parecía aquel día para el mayor de los raperos en el grupo. Los estigmas le perseguían, y cada vez más de cerca.  Los “cómo” debería ser, que siempre le habían acompañado durante su vida, ahora mutaban incluso hasta “el qué” sentir.  Aquella tarde, las cosas no podían ser peores para él; al día siguiente debutarían, las cosas cambiarían, era obvio, eso no le afectaba en lo mínimo, pero ahora que el mayor de todos le había llevado a tomar un café para tener una “charla” las cosas se tornaban un tanto más trágicas para él.
—Simplemente me gustaría que lo entendieras— remató Jin.
Después de quince minutos de hablar sin parar, había expuesto, lo que según él, eran los motivos más importantes por los que Suga debería replantearse sus sentimientos, sentimientos que ni él mismo había querido enfrentar ante el mundo y ahora en una tarde Jin se los había estrellado en la cara, le había hecho analizarlos y por si fuera poco, quería que tomara decisiones al respecto.
Suga asintió y bajó su mirada, aquella cafetería, que había repasado a detalle con sus orbes una y otra vez, mientras el contrario le hablaba, no le ofrecía nada más para aferrarse y distraerse, necesitaba sacar su cerebro de su cuerpo, escuchar y fingir que podía dividirse en dos, que la lógica debía ganar sobre lo establecido y lo etéreo , así que ahora  toda su concentración se sumió en ese cuadro de cerámica que recubría el piso justo en la esquina de la habitación, justo del lado opuesto de donde estaba sentado. La voz del mayor  de nuevo comenzó a golpear sus sentidos, pero esta vez no le escuchó, llevó a sus labios la pajilla y jaló un poco del café helado que bebía, lo dejo en la mesa apretando sus labios para evitar que las lágrimas corrieran por sus mejillas.
—… Y bien. Di algo.
El menor de los dos mordió un poco más sus labios, no quería decir nada, no podría decir nada. ¿Qué podría decir ante tales argumentos? Su pulso temblaba e instintivamente comenzó a golpetear la punta de sus dedos en su rodilla queriendo con este gesto disfrazar aquel maldito temblor que ganaba espacio en su cuerpo. Poco a poco logró ir aislándose de todo, del lugar, de Jin, poco a poco iba logrando aquello que él creía era ponerse a salvo, ignorar todo, y lo consiguió por unos largos instantes.
—¿Suga?— le llamó de nuevo el mayor.
Sus ojos le traicionaron y acto reflejo  se posaron la mirada afilada del contrario.
—¿Me estás escuchando? —Suga asintió— Di algo. —El chico negó —¡Por una mierda, no seas hostil!—masculló Jin con un dejo en la voz suficientemente severa logrando que el menor solo se encogiera un poco de hombros y bajara su mirada de nuevo.
Suga buscó de nuevo aquel recuadro en el piso. Lo buscaba ansioso, necesitaba aferrarse a algo, aquello tal vez era un simple ejercicio mental, necesitaba escapar de ese momento y principalmente obviar la voz de Jin; mentalmente trataba de calcular el tamaño en centímetros de aquel recuadro, mientras mordía su labio.
—YoonGi… por favor, no te comportes así.  Esto es importante y tenemos exactamente diez minutos para hablarlo, después de esto bien sabes que debemos de volver e ir al último ensayo, y no volveremos a tener un segundo de privacidad en meses.
Suga negó de nuevo, sus labios se apretaron más, se levantó,  cogió su mochila y salió del lugar, alejándose poco a poco dando pequeños pasos un tanto lentos, sus pies pesaban, o tal vez solo era aquella tristeza y dolor que le había invadido de pronto, que no le daba tregua ni siquiera física —Yunya camina— susurró en tono severo para sí mismo, sus pies comenzaron a obedecer, y paulatinamente se movieron más rápido, hasta que de pronto literalmente corría calle abajo, sin tan siquiera poner plena conciencia de lo que hacía, las personas que se interponían en su camino le habrían paso instintivamente pues el chico no tenía intención de frenar ante nada, o nadie.
…….
Hope dejó salir una bocanada de humo por sus labios mientras apoyaba sus codos sobre el balcón que le brindaba una perfecta vista de la calle en el último piso del edificio, de pronto sus mirada se afiló y se posó en la imagen de su mejor amigo corriendo por casi dos cuadras, cualquiera hubiera dudado de si era la persona que pensaba, pero no Hobie, él podía sentir como sus entrañas se movían de angustia al ver y presentir cuando algo estaba mal con Suga.  Apagó el cigarrillo y bajó corriendo las escaleras, para cuando llegó al lobby, su mejor amigo justo entraba al lugar y sus pequeños ojos se abrieron y enfocaron en él, sus lágrimas luchaban por quedarse dentro de sus lagrimales, en un último esfuerzo por conservar su dignidad Yoongi extendió su mano hacia el menor, era una clara señal de ayuda. Hope le jaló contra sí y le apretó tan fuerte que hizo que cada uno de los latidos desbocados de Suga se fueran calmando, Hope acarició con suavidad su nuca y lo separó levemente, dejó un beso en la frente del mayor. —¿Qué hizo Jin?
Suga negó, sus labios se negaban incluso a despegarse un momento, Hope le tomó de la mano de nuevo y le hizo subir tras él hasta la azotea, ya ahí se sentaron contra la puerta, Hope sacó de la mochila que siempre llevaba consigo una pequeña botella de medio litro de whisky y le dio un trago pasándoselo al mayor, este no dudó un segundo  bebiendo más de dos onzas de un tirón y devolvió la botella; segundos después exhaló.
—Gracias, lo necesitaba.—Buscó su encendedor y le ofreció un cigarrillo a su mejor amigo y luego encendió uno para sí mismo. —Hubiera querido romperle los huesos—fue el comentario suelto que salió de los labios del mayor. Hope sabía que no era el momento de interrumpir, apenas su amigo hacia algún comentario aleatorio era una ganancia, conociéndolo como lo hacía, luego Suga haría comentarios vagos hasta llegar al momento culmen de la historia, bastante fúrico o triste, según el tema — Fuimos a tomar un café… y comenzó con el tema de…
Hope no pudo evitarlo y sus ojos se abrieron como platos —¿Jimin?
Suga asintió mientras se relamía de forma sutil sus propios labios. —Siento que fue injusto, que no… —Negó suave y dio una calada al cigarrillo. —Dijo cosas tan estúpidas y sensatas, argumentos tan válidos para mi lógica y la del mundo entero, pero mi alma no está de acuerdo Hobie, y contra eso no puedo.
El menor apagó su cigarrillo, de pronto su garganta se había secado,  bebió un pequeño trago de la botella de whisky. —Qué dijo ese niño bonito— preguntó en un tono en el cual aquellas palabras cobraban un tinte despectivo.
—Que Jimin es menor, que no se ve bien mi coqueteo con él…
—¿Coqueteo?
El mayor asintió —Jimin es la persona que amo, no es un simple coqueteo. No es una conquista tonta y vana, es la única respiración que distingo en las noches en medio de los ruidos en el dorm, es el único tacto que es capaz de calmar mis estados, buenos o malos, tristes o eufóricos, es mi balance… y ahora Jin lo reduce a un coqueteo. —Hizo una pausa y dio una calada más al cigarrillo entre sus labios. —No somos novios… aún, pero no soporto que alguien piense que es un simple coqueteo.
—¿Qué harás?
El mayor suspiró, no supo por qué, pero sintió como si millones de agujas se clavaran en su piel y cerró los ojos sintiendo el dolor vívido de aquello— Obedecer.
Hope negó con el rostro de forma instintiva —¡No, no puedes…! —Dijo por fin mientras una angustia se apoderaba de su cuerpo. —Tú no puedes rendirte— demandó con voz profunda —Si tú te rindes, tú… el chico con el que he caminado de la mano, que he admirado y del qué he presumido siempre por su entereza… si tú te rindes ¿qué será de mí? —Suga volvió a ver al menor y pudo contemplar la angustia en su rostro.
—Hobie…
—No, no… no puedes rendirte.  Si haces eso dime ¿qué haré yo con Tae?
Suga suspiró otra vez. Era cierto, sus decisiones no le afectarían solamente como pareja, las cosas, fuesen como fuesen en ellos, siempre afectarían a dos más; exhalo y hundió su rostro en sus propias rodillas — No sé…
—Pues piensa chico duro, no rapeas de ser fuerte solo para impresionar ¿o sí? —Lo retó Hoseok. Su tono no era grosero, simplemente sabía cómo gatillar las emociones en YoonGi.  El menor se levantó —Vamos, tenemos un último ensayo antes de debutar. —Masculló un tanto serio.
……
La vista de Jimin se nubló, y no era para menos Suga lo había ignorado durante todo el ensayo. Cuando el coreógrafo determinó que era suficiente, habían pasado fácil al menos tres horas de arduo ensayo, habían imaginado todos los posibles escenarios, fallos de vestuario y demás, sabían cómo reaccionar ante cada situación.  El menor había tratado de establecer contacto visual al menos con Suga desde que este había llegado con Hope al estudio hacía ya cuatro horas, pero todo había resultado en vano, el mayor actuaba como si este no existiera y una opresión fue creciendo en su pecho. La inseguridad de Jimin podría ser solo superada por él mismo, cada vez descubría nuevos límites y nuevos miedos, así que esta vez pudo sentir cómo el piso se movía al ver que Yoongi no era siquiera capaz de reaccionar ante sus comentarios, el mayor simplemente le ignoraba, no había jugueteo que armara, chiste que contara e incluso provocación que le lanzara que hiciera que este respondiera. Exhaló, no supo por qué le dolía tanto el cuerpo, o bien, si lo sabía, pero prefería pensar que se debía al trabajo físico y no a sus músculos tensos debido a la nula reacción del mayor ante él.
En el recorrido en la camioneta transcurrió en un silencio sepulcral; los nervios de debutar en tan solo unas horas, y el cansancio había pasado su factura a los chicos que solo podían sentir como la presión de la disquera se ceñía a su alrededor.  Jin buscaba la mirada de Suga, y este le ignoraba lo mejor que podía hasta que decidió cerrar sus ojos, su mente iba más ocupada en su conversación con su mejor amigo que en la mirada del mayor de todos que exigía una reacción de su parte.
Incluso a sí mismo, aquel Obedecer,  le sonó tan repulsivo que el reflejo del vomito pudo traicionarle en algún momento.  Le daba vueltas a todo, buscaba las palabras adecuadas, los gestos adecuados, sabía que tendría que retomar aquella conversación con el mayor.
Por un momento se distrajo de aquello al sentir como la van se aparcaba, subieron al departamento y Jin fue directo a la cocina mientras la línea de los menores iba directo a ducharse, minutos después cambiaban de turno y fue así como en exactamente una hora de haber llegado todos comían absortos en su propio mundo.
—Creo que deberíamos dormir ya— señaló el líder. —En menos de seis horas deberemos estar en camino al estudio— dictaminó mientas todos daban vueltas por el dorm ya con los dientes limpios y las maletas para el otro día listas.  Suga fue a aquella habitación que fungía como walk in closet mientras recogía el gorro que usaría para llegar del estudio a la estación televisiva y justo cuando se giró, ahí estaba el menor, sus ojos estaban cansados y llenos de temor.  Suga odió ver tristeza en sus ojos, desvió la mirada para asegurarse que nadie les observaba y de nuevo los posó en aquellas orbes— Dime… —fue todo lo que alcanzó a decir, pues un dolor extraño se había alojado en su pecho al notar como Jimin se desmoronaba emocionalmente ante él, su sonrisa se había extinguido hacía unas horas y ahora su rostro tenía un matiz amargo.
—Eh… yo… —El menor bajó la mirada. Suga odió esto, sabía cuán inseguro era Jimin, y sabía qué tan importante era para el menor aquella relación, tanto que toda su confianza y valor los depositaba en las manos temblorosas y nada confiables de su Hyung, el cual hasta hace unas horas había decidido Obedecer. —Yo siento que estas raro, distante…
Suga negó con el rostro y paso a su lado —Hay que dormir Jimin— fue su tosco comentario, su rostro podría parecer impasible, pero por dentro sintió cómo algo se rompía.
Se alejó hacia la cocina, necesitaba beber un poco de agua, pues sentía que incluso su alma se secaba, tragó el líquido, el cual no le refrescó nada. Supo entonces que aquel malestar no era físico, y este comenzó a desatarse en sus entrañas. Fue así que se dio cuenta de todo: aunque estuviera a punto de comenzar en su vida profesional, probablemente también estaba a punto de acabar con aquel Suga, el chico fiero que desafiaba los estándares, y que era capaz de rapear frente a tipos con mala actitud que le triplicaban la edad; tal vez ese chico moriría, negó suave, no lo permitiría incluso desafiar los sistemas dentro del mismo sistema debería ser su nuevo camino, además no sería a causa de él que Hobie viera cómo la ambición de una carrera debería doblegar el amor, eso jamás.  Se giró,  caminó hacia la habitación, donde ya todos estaban recostados aunque no dormidos, pasó justo al lado de la cama de Jin y sus ojos se cruzaron. Suga esta vez no los bajó, y se sentó a la orilla de la cama de Jimin, le vio acostado en posición fetal vuelto hacia la pared, prohibiéndole al resto total contacto en él, Suga poso la mano en su hombro y el menor no se movió.
—Cariño, acomódate mejor… esta noche dormimos juntos— dijo mientras abría la frazada de la cama y le obligo a girarse, odio ver el rostro del menor lleno de lágrimas, acercó sus labios a la mejilla de este y beso suave la piel húmeda de este —Perdóname si — la voz de Suga golpeo los sentidos de todos los miembros de la banda, la privacidad era algo que no existía desde el momento en que habían sido confinados a aquella habitación y todos habían aprendido a vivir con ello; así que la entonación tierna que matizaba el tono de voz del rapero era algo más que extraño para todos.
—Hyung, a veces es un tonto, pero no dejare que nos separen—prometió al oído del menor y le atrajo a su pecho. —Buenas noches chicos—dijo en voz alta asegurándose que todos le oyesen, y al no recibir ni una respuesta su voz cobró un color más grueso— Buenas noches dije. — la respuesta de todos se oyó a coro y una que otra risilla proveniente de las camas de sus maknaes dio por concluida aquella noche, y junto a esto su etapa de trainees.

2 comentarios:

MiiRiiam '' MiiRlY 18 de mayo de 2016, 19:39  

Waaaaa dios mio! Esto estan hermosos, siento que es tan real que em realidad fue lo que paso aquel dia .... Pofavor has entradas asi mas seguido. Pls

  © Princess of Darkness

Back to TOP