miércoles, 1 de junio de 2016

YoonMin Fan Fiction //Move - Princess of Darkness

Move


Bang Si-Hyung decide visitar a los Bangtan en su departamento, y descubre las incomodidades que pasan los integrantes de la banda al ser forzados a compartir espacios tan pequeños. Esta es una de las teorías NO oficiales de porque la banda se mudo.

Pegó su frente contra la loza fría, las manos de su pareja aferrándose a sus caderas mientras el agua tibia resbalaba en medio de sus cuerpos. Mordió su labio hasta hacerlo sangrar, tratando de evitar lo mejor posible un gemido. Empuñó sus manos cuando su amor entró por completo en él y se contrajo en su miembro, sintiendo las palpitaciones del pene del otro estimulando directamente su próstata. Su corazón latía de forma rápida y tragó en seco. Las uñas de Jimin se ensañaron con su pálida piel, y los labios de este dejando pequeños besos en su hombro, le hicieron ir recobrando la compostura poco a poco. Ahogó un jadeo en su garganta al sentir que los besos se convertían en algo más, los dientes del menor cerniéndose en la piel de su hombro y le dio un ligero codazo.
—Duele —acusó antes de jadear, un espasmo de placer provocándole un fuerte escalofrío.
Jimin sonrió y dejó un beso en el área amoretada que previamente había mordido.
—¿Qué duele? —preguntó.
No tenían tiempo, así que comenzó a moverse más fuerte y rápido, a la vez que Yoongi deslizaba su mano hasta tomar su propio miembro, comenzando a masturbarse. Pasó su pulgar por el orificio de su glande y se irguió al bajar la tela que lo recubría, intentando sincronizarlo con el vaivén de Jimin. Unos minutos después, el tibio semen del menor llenando su interior le hizo contraerse aún más fuerte y se corrió en su mano. Yoongi apoyó de nuevo su frente en la loza, jadeando y se dejó girar por su pareja, abrazándose a este.
—Buenos días, señor productor —dijo Jimin, susurrante en su oreja y acariciando sus nalgas con suavidad. Yoongi no contestó, simplemente buscó sus labios carnosos y le besó con dulzura.
Cuando sus respiraciones estuvieron calmadas, pudieron ser conscientes del barullo que se escuchaba en el pasillo. Las pupilas de Jimin se dilataron y buscó la mirada de su novio. Ambos se supieron al instante que la voz que causaba el alboroto era la de Bang Si-Hyuk.

Jin servía diligentemente el desayuno, había preparado un ramen bastante cargado. Arqueó la ceja, bastante molesto y negó.
—De nuevo esos dos —masculló al ver los lugares de Yoongi y Jimin vacíos.  El resto de la banda evitó contacto visual con el mayor—. Alguien va tener que hablar con ellos, y cuando digo alguien, espero que se entienda —agregó, dirigiéndole una mirada para nada dulce al líder, quien asintió guardando el debido respeto a su hyung y novio.
Taehyung suspiró. Su mejor amigo y su pareja aprovechaban la ducha como el único lugar en la casa donde podían tener sexo a sus anchas, pero rara vez pasaban desapercibidos debido a que cuando Yoongi llegaba tarde del estudio, Jimin se levantaba directo a “relajarlo” en la baño. Intercambió una mirada con Hoseok y este se encogió de hombros.
Un ruido en la puerta llamó su atención y volvieron a ver casi con horror cómo aparecía el mánager y el mismo Bang Si-Hyung. Todos se pararon en el acto, haciendo una venia.
—Buenos días… Me faltan dos —observó el recién llegado, señalando lo evidente.
Caminó directo a la habitación donde dormía todo el grupo, llamó a la puerta y al no recibir ninguna respuesta, entró. Estaba vacía. Regresó sobre sus pasos al comedor; el apartamento era tan pequeño que en ningún momento se perdía contacto visual con el CEO.
—¿Dónde están Yoongi y Jimin? —preguntó lanzando una mirada fulminante a Namjoon, quien siendo el líder era el que debía responder por la banda.
El líder sonrió, pero sus labios no se despegaron ni un poco, ya que sentía que su tráquea se estaba cerrando. Taehyung contempló alarmado a Namjoon, sabiendo que el chico podía tener todo el coeficiente intelectual del mundo, pero en esos momentos no le servía en lo mínimo.
—Se están duchando —intervino Tae en un tono completamente controlado. Sonrió, intentando confiar en su ocurrencia—. Y bueno, cuando salgan nos toca a Hoseok-hyung y a mí, y así. Los que la pasan peor son Namjoon-hyung, Jin-hyung y Kookie, a ellos les toca a los tres juntos y yo creo que ha de ser difícil lavarse bien así las orejitas —dijo con naturalidad.
El mánager Sejin volteó a ver a su jefe y asintió con una sonrisa y una rara expresión en su fisonomía.
—Son muchos y el apartamento es pequeño, pero no se quejan y siempre buscan cómo solucionar las cosas —explicó, guiñándole el ojo a Taehyung, quien fingía buscar unas toallas para entregarle una a Hoseok.
El CEO tosió un tanto alarmado. No iba a negar que no tenía argumentos en contra para aquello, pero prefirió no ahondar en el tema.
—No creo que eso sea completamente… cómodo —comentó—, tal vez deberíamos mudarlos. Sí, a algo un poco más grande y con al menos dos baños.
—O tres —agregó Sejin, sirviéndole una taza de té al CEO de la compañía. De inmediato, Seokjin le ofreció un bawl de ramen.
—Ya les he dicho si pasan alguna incomodidad deben decirme —dijo Bang-PD, cogiendo un juego de palillos y comiendo.
Minutos después Yoongi y Jimin salieron del baño y saludaron con tranquilidad. Las paredes tan delgadas les habían ayudado a escuchar todo lo que se había desatado y se disculparon para ir a mudarse de ropa a la habitación.
—Mañana mismo buscamos algo más cómodo —recalcó Bang Si-Hyuk.

1 comentarios:

MiiRiiam '' MiiRlY 1 de junio de 2016, 18:17  

Ayyyy mi mora! Amo tus fanfics, bueno solo he leído este ybel anterior pero son tan buenos que de imaginarmelo me lo creo todo

  © Princess of Darkness

Back to TOP